¿Qué hago?

¿Qué hago? Dejo libre mi instinto e intuición, que cada vez se equivoca menos? ¿ Me permito sentir otra vez? ¿ Me olvido de lo que sufrí? ¿ De esos que me hicieron sentir la caída en picado hacia el pozo sin fondo del que no creí salir, de los que me robaron la capacidad de soñar y confiar? ¿ De los que enmudecieron mi voz?
   ¿Qué hago? ¿Vuelvo a creer que alguien me puede amar como soy? ¿ Vuelvo a repartir mi fe en la magia? ¿ Confío en mis sentimientos, en mi capacidad de leer en el aire los mensajes sutiles? ¿ Me doy la oportunidad de sentir a corazón abierto? ¿ O me encojo como la niña asustada que fui y creo que me lo inventé todo para construir un mundo mejor mientras muchas cosas se hunden a nuestro alrededor?
   Necesito sentir, necesito creer y crear la magia. Necesito intentar poner mi granito de arena para que la vida sea más bonita. Pero a veces regresa el miedo. A veces llama a la puerta la nube negra de que me estoy engañando, de que la magia sólo va en una dirección.
   Soplo y soplo para que se vaya el monstruo. Soplo para que se encienda la luz de nuevo. Para soñar despierta. Para hacer realidad ese sueño. Para corroborar que son ciertas las señales que me llegan. Para dejar que se disuelva de una vez lo que sufrí. Que no sea más grande que mis ganas de amar.
   Que mi sueño de que con amor y pasión todo se puede transformar se una al de muchos otros.
   Que los que creemos en la magia triunfemos por fin.
   Me da igual que me llamen cursi. Yo sé que el amor es la fuerza más grande del Universo. No dejaré que me hagan daño jamás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas