La Fiesta del Cine

   Esta mañana estoy leyendo en Twitter que del 21 al 23 de octubre se celebra La Fiesta del Cine. Una magnífica iniciativa que organizan varias Federaciones de la industria del Cine y el ICAA.
   Seguro que hay mucha gente que, como yo, está deseando que llegue el primero del mes que viene para poder ir a ver alguna de las películas que se estrenan, dado el expolio que se está haciendo a nuestros sueldos últimamente. En fin... De eso creo que ya he hablado en varios posts, pero creo que no van a ser los últimos.
   Cerrando el paréntesis que abrí más arriba, y volviendo al tema del cine, aplaudo cada iniciativa que ayude al cine, la música, el teatro... A cada manera de repartir cultura a todos.
   Siempre recuerdo desde niña la ilusión que me hacía ir al cine con mi madre y mi hermano a ver las pelis de Disney, o cualquier otra que a los niños nos llenaba de ilusión. El olor a palomitas, la entrada a la sala y la expectación que se creaba cuando se apagaban las luces.
   Hasta recuerdo con cariño la música "ye-yé" del Movirecord que mis amigas y yo en nuestra juventud (y hasta de adultas) nos poníamos a bailar en la butaca.
   Cuando mi hermano era muy pequeñito, estaba continuamente preguntado a mi madre qué iba a pasar a continuación, no podía esperar un poquito más para averiguarlo.
   En todas las edades el cine emociona y hace soñar. Poder ver cine de países tan lejanos como India, China, Japón, de vecinos mediterráneos con Túnez, Turquía, Grecia, todos en sus idiomas originales, o poder ver una doblada al castellano, con los grandes profesionales del doblaje de aquí, felicitados muchas veces por los actores a los que doblan.
   Películas de amor, amistad, aventuras, enigmas, miedo, pelis que nos hacen pensar, reír, llorar, soñar...
   Cines para ir con la familia, los amigos, la pareja, el proyecto de pareja...
   Felicidades a la Industria del Cine por esta gran iniciativa que, ojalá, fuese para siempre. A ver si así, el gobierno y autonomías se dan por aludidos y se percatan de que es mejor muchos pocos que pocos muchos. Es decir, por si no se han enterado, que bajen el precio de las entradas y seguro que habrá beneficios.
   Por favor, no dejemos que nos quiten nuestros derechos más elementales: la educación, la cultura, el ocio. Tenemos derecho a soñar, a sentir, a vivir...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

Gracias Chiquito.