Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2012

Tú eres la diferencia!

Esta mañana yendo a trabajar, me he dado cuenta de que había al menos 2 versiones distintas de mi día de hoy.
Y las 2 estaban esperando un gesto de mi parte para manifestarse o irse para siempre.
Una era la típica de cansancio de final de semana, de arrastrar los pies, y desear que llegue la tarde, sin más esperanza que la de que llegue la noche para dormir. A esa la he enviado al más absoluto vacío.
Porque en cuanto he visto la otra, me he ido directa a sus brazos. Y todo porque al ir a trabajar he compartido el vagón con niños que iban con sus papás al colegio. Y me han recordado la alegría y la sorpresa que tienen cada día al ver el mundo como si fuera la primera vez.
Y he decidido sostener dentro de mi corazón la ilusión de mis sueños más deseados, mantener la pasión por lo que verdaderamente quiero tener en mi vida, y no hacer caso a la mente, que a veces distorsiona lo que el corazón realmente sabe que está ahí para ti.
Sobre todo si la vida ya te ha ofrecido un pequeño capít…

Viajando.

Viaje. Viajes cortos en la ciudad. Viajes a otros lugares. Lugares donde escapar y encontrar nuestro interior. Donde rescatar del pasado lo que no nos permitimos entonces.
   Ahora que se acalla nuestra veloz y ruidosa mente, cansada ya de influencias de otros, miedos y ruidos, ahora es el momento de regresar al corazón. De abrir su puerta y respirar aire fresco. De sorprendernos y reconocernos. En nosotros y en el otro.
   Es el viaje de la libertad. Vayamos donde vayamos. La libertad de elegirte. La libertad de cambiar de rumbo. O regresar al camino abandonado.
   La libertad que conlleva responsabilidad, para cuidarnos más, querernos mejor.
   Y de rebote, allí están los miedos. A los lados de la senda. Reparamos en ellos, pero para reconocerlos, abrazarlos, y definitivamente, despedirnos de ellos.
   Porque si no, harán que pese nuestro equipaje, que tropecemos por el camino. Que la mente vuelva a ganar, y haga que regresemos sobre nuestros pasos, y nos volvamos a casa con la c…

Cambios.

La vida está llena de posibilidades hacia delante y también hacia atrás. Cuando uno siente que algo se repite igual que un bucle en su vida, y encima conocemos los resultados, y éstos no nos gustan, tenemos la posibilidad de cambiarlo.
   A veces, somos nosotros mismos los que nos boicoteamos. Inconscientemente no nos sentimos merecedores de algo que está en las puertas de entrada a nuestra existencia: Amor, abundancia, hacer lo que siempre hemos querido hacer: materializar nuestros sueños más descabellados.
   Deberíamos decir: ¿y porqué no? Si yo pedí cambios en mi vida, y están llegando todo tipo de pistas, situaciones, personas, que corroboran que vamos por el buen camino, ¿qué necesidad tengo de negarme a ni misma la posibilidad de ser feliz, reconocer mi abundancia, y dar y recibir amor? ¿Reconoces cuando comienzan a suceder cosas que encajan perfectamente entre sí, y además hacen que te encuentres a gusto, y que tu papel es perfecto en todo momento?
   Esas son las señales de…

Con ojos de niña.

Imagen
Necesito volver a observar todo con ojos de niña. Sorprenderme con grandes o pequeñas cosas de nuevo, como antes.
Quiero esa sensación de disfrutar cada segundo de mi vida como si fuera la primera vez que piso la Tierra.
Creo que esto me va a ayudar a recuperar mi pasión por vivir y hacer las cosas que me pide realmente el corazón. Me ayudará a sentir con más definición. Y a expresarme con mi Ser completo.
Estoy segura de que hay mucha gente ahora mismo que está sintiendo lo mismo.
Estamos rodeados de demasiada negatividad. De demasiada gente ávida de poder sobre nosotros. De poder de todo tipo.
Cuanta más gente cultive su inocencia, transparencia y mirada de niño, más Luz y Amor cubrirá la Tierra.
¡¡A jugar niños!!