El Amor es una fuerza poderosa.

En estos últimos días del año 2012, en el que tanta gente elucubra sobre el fin de los tiempos, apocalipsis varias, y todo lo que las mentes negativas y calenturientas imaginan para evitar las nuevas energías que ya bañan nuestro azul y bello planeta, mucha gente, más de la que imagináis, está apostando por cambiar.
   Miles de seres humanos están sintiendo que son despedazados en miles de trozos. Como Osiris, recorren su camino de vuelta recogiendo sus aspectos, sus oportunidades perdidas, sus sueños perdidos, sus luminosos pedazos de ser, que otros han ido despreciando porque en realidad no los amaban como eran: un luminoso ser humano entero, con maravillosas cualidades.
   A veces, al volver a montar el rompecabezas de su corazón, los sueños perdidos reaparecen y surge el deseo de regresar a lo perdido a lo largo del camino. Surge la pasión por vivir momentos en el presente que se hicieron pasado cuando desviaron su ruta en busca de algo que ahora ya no sirve a sus propósitos.
   Además, mágicamente, siguiendo a esos sueños y deseos, aparecen personas que en realidad siempre han estado ahí durante el paso del tiempo. Gente que desea quedarse a compartir su vida y rehacerla con amor e ilusión.
   Una Luz grande, pero que no daña la vista, nos acompaña en el momento en que elegimos vivir con decisión con nuestro ser completo. Respetándonos a nosotros mismos y dándonos el valor que realmente tenemos.
   Esa Luz es el Amor. Primero, a nosotros mismos. Después a las personas a las que amamos desde el fondo de nuestro corazón.
   El Amor es la fuerza poderosa que hace que estos tiempos sean milagrosos, mágicos. El Amor, como un torrente de agua fresca, arrasa con lo que ya no sirve en nuestra vida, y nos devuelve lo que dejamos atrás. El viejo mundo se acaba, por fin. La nueva energía ya está aquí, con nuestras pasiones, nuestras ganas de vivir, nuestra gente.
   El corazón es como una brújula que nos indica el camino. Que nos lleva a lo que ya, hace tiempo nuestra alma aceptó, permitió, y respiró dentro de nosotros.
   Atrévete a vivir. Te lo mereces. Ya pasó el tiempo del duelo por lo perdido. Eso se fue para no sufrir más. Bastante daño nos hicieron ya. Bastante nos faltaron el respeto, y lo permitimos. Ya es hora de elegir nuestro camino. Ya no hace falta que otros se aprovechen de nuestro caudal de energía.
   Es tiempo de los valientes. Es tiempo de los enamorados del Amor. Es tiempo de vivir.
   Adelante! ¿Estás preparado para darte el respeto que te mereces? ¿Estás preparado para el cambio del cual ya has visto un ensayo general?
YO SÍ

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

Gracias Chiquito.