Breve reflexión de hoy.

Cuando una da todo lo que está en su alma con el corazón, y a cambio se siente lanzada al vacío sin miramientos, de repente surgen del pasado que se creía ya muy lejano (de años atrás) fantasmas que recuerdan el dolor de ser utilizada. Y las ilusiones de recuperar las cosas que realmente importan se desvanecen por un instante. Espero que sea para terminar de sanar todo el nudo que aún queda de no merecer el amor que entrego en todo lo que hago en mi vida.
   Ya no sirve el dar y permanecer invisible. Ya no vale el sacrificarse y sentirse pequeño. Hay que amarse uno mismo al igual que a los demás.
Gracias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas