Gracias por poner el corazón.

Hay gente que pone el corazón en todo lo que hace en su vida. En sus relaciones, su trabajo... Desde que se levantan hasta que se duermen.
   Hablan con el corazón, escuchan, sienten, a los demás, la música... Así se comunican de modo especial con aquéllos que viven de la misma manera. Como si tuvieran la frecuencia en la misma sintonía de un dial.
   Y la mayoría de los mortales no se dan cuenta. Es más, les niegan que más allá de lo superficial haya una forma de captar la verdad de otro. Que es mentira que más allá del simple ritmo y melodía de la música haya emoción, sentimiento, piel de gallina. Les niegan la verdad de la comunicación sin palabras, la verdad de un sentimiento puro y limpio. Le quitan la belleza a lo sublime.
   Y entonces, les hacen caso y se retiran a su concha, y admiten por un ratito que la razón la tienen los otros, los superficiales, los incrédulos.
   Pero siguen haciendo magia. Siguen hablando más allá de las palabras, y los demás seguimos escuchando sus mensajes. Y seguimos emocionándonos. Y seguimos creyendo que la vida es bonita, y continuamos haciéndola bonita. Detrás de una voz, siempre hay un ser humano, igual que detrás de una bella pintura, fotografía, o cualquier obra de arte. Porque ese arte es una expresión de su corazón, su interior.
   Gracias por despertar en mí tantas emociones, risa, lágrimas. Por eso y más te quiero tanto.  Buenas noches.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas