A veces...

A veces, hablamos con euforia e ilusión de todos los planes que tenemos en mente. En un reencuentro con alguien muy querido se nos ocurren miles de cosas profundas que realmente sentimos dentro, muy dentro. Pero cuando volvemos a nuestra rutina, la mayoría de las veces, de camino mal elegido pero asumido, nos pensamos que sólo ha sido un "flash" de locura, y cerramos los ojos, y lo que es peor, el corazón y el alma a la gran señal de desvío que nos ha enviado la Vida. A veces, la gente que llevamos como un tesoro en el corazón, a veces desde hace muchos años, es la que nos llena el alma, es la que nos procura momentos felices, emociones inolvidables, vivencias auténticas. Gente que nos demuestra que los héroes son de estar por casa, que tienen sentimientos, se equivocan, aciertan, viven, lloran, aman, cantan, sueñan...

   Este post está dedicado a mis amigos, mis compañeros de carretera, de escenario, de noches interminables, de lucha, de risas, de llantos, de abrazos... De vida.

   Por favor, que no nos pasemos tanto tiempo sin estar conectados, sin estar cerca. Aquéllos que piensen que el amor y la amistad no son más importantes en la vida que otras cosas, y que nos puedan separar en algún momento, espero que comprendan alguna vez el tesoro tan grande que es cultivar flores tan bonitas. Y que el respeto y el cariño profundo que siento por vosotros, que espero y deseo que sea mutuo, prevalezca por encima de todo.
¡Os quiero profundamente compañeros!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas