En servicio.

De vez en cuando, más frecuentemente que de costumbre, es necesario ponerse uno mismo en primer lugar, aunque aún resulte difícil cuidar de uno mismo, porque puede sonar algo "egoísta", según los mandatos de la sociedad.

   Como dice Geoffrey Hoppe, a quien admiro profundamente y quien juega un papel muy importante en mi existencia, desde la distancia física: " Se nos dijo que el servicio a Dios, la nación, la comunidad o la familia viene mucho antes que el Servicio a uno mismo [...] Cuando me imagino un mundo pacífico, está lleno de gente que se ama a sí misma, por lo que verdaderamente pueden amar a los demás".

   En resumen, si estás amándote a tí mismo, si te aceptas como eres, entonces tu vida estará llena de alegría, y con ese amor por vivir, surge el verdadero Servicio a los demás, comenzando por ser un ejemplo para todos.

   Si nos amamos y aceptamos de verdad, vaciándonos de no-merecimientos, y no-respeto, entonces, mágicamente, comenzaremos a ver cambiar nuestra forma de ver y vivir la vida.

   Sí, nos merecemos Abundancia, nos merecemos Amor. Dejemos de sentir miedo por mostrar nuestra propia Luz. Como la luciérnaga, salgamos al mundo a brillar, aunque algunos teman esa Luz.  Es porque ellos temen eso de sí mismos.

   Todos tenemos belleza y  Luz en nuestro interior. Y nuestro servicio al mundo comienza ahí precisamente. Luz y Amor para todos de María Ángeles en Servicio a la Humanidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

Gracias Chiquito.