Pensamiento de mañana recién hecha.

   Me gusta la luz que hay en las estaciones de tren cuando amanece y en las siguientes horas.
   Me gustaba más cómo eras antes. Has querido cambiar y te has pasado a la parte del revés del jersey. Donde las pelotillas. Querías cambiar, lo gritaste a los cuatro vientos. Ya estabas harto de las mismas personas tóxicas y los mismos patrones. Pero sólo cambiaste de escenario.
   Te echo de menos en las partes comunes del camino. Todo era más ligero cuando nos lo tomábamos a risa.
Soy fiel a mi yo interior. Hice mi metamorfosis, aunque reconozco que fue difícil pero mereció la pena.
   Lo que no echo de menos es mi esencia. A esa a la que le gustan las estaciones de tren por las mañanas...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas