Son tiempos extraños...

Son tiempos extraños. Muchos caminan por la vida cargados con sus lastres de rencor, ganas de competir con los demás por nada, queriendo cargar las espaldas del primero que vean con su mochila, en vez de arrojarla en la primera basura que encuentren.
   Otros, en cambio, deseando que la Luz ilumine el camino por fin, vamos desconcertados pensando qué ha podido ocurrir para que todo retroceda de esta manera.
   Es tan acusada la diferencia entre unos y otros, que hasta nos separa la buena o mala educación.
   Con eso me refiero a que algunos seres humanos han olvidado el respeto al otro, que ni más ni menos es como ellos. Hasta les parece normal, y hasta divertido colarse en el bus, en la cola del pan, el ambulatorio o el mercado. Y si en un momento dado una se queja, termina siendo la grosera.
   Lo dicho, tiempos extraños. De gentes con orejeras, sin ver alrededor, con el corazón envuelto en una tela gruesa e impermeable a otros corazones.
   Me llena de pena, pero no por ello vamos a apagar nuestra luz. En cuanto hay una pequeña cerilla encendida en una habitación a oscuras, la oscuridad ya jamás puede reinar de nuevo.
   Un abrazo de osa y un beso de mariposa a todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

Gracias Chiquito.