Dale al botón de pausa...

A veces, navegamos a través de la vida con demasiados nudos de velocidad. La respectiva entonces no es muy buena. La visión, poco clara.
   Todo está distorsionado. Incluso sentimos a los demás como rivales de una carrera sin sentido contra el tiempo, que debería ser nuestro aliado. Rivales inexistentes porque no nos paramos a ver cómo son realmente, lo que sienten, por qué razón están tristes, enfadados. Hasta entramos en su juego de poder, y nos introducimos en su energía personal y creemos que todo lo que hacen va en contra nuestra.
   Pero si le damos al botón de pausa tenemos de repente el mundo a nuestro alcance. Respiramos profundo y de repente vemos y sentimos todo con los ojos del corazón. El nuestro. Y somos un lugar seguro para nosotros y nuestros seres queridos. Que aumentan cada día más.
¿Quieres probar qué se siente?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas