Yo elijo.

Me pido soñar. Me pido que se hagan realidad mis sueños más descabellados. Me pido traer magia a mi vida.
  Elijo que cada día traiga un milagro de cualquier tamaño. Desde el olor a tierra mojada después de una lluvia de otoño a saltar como una niña sobre las primeras hojas caídas llenas de colores. Desde una sonrisa mágica con un guiño que te transforme un día gris, a la inocencia de un niño que despierte la mía.
   Una canción que diga lo mismo que yo siento, escrita por alguien maravilloso que tenga las mismas vueltas al sol que yo. Un alma gemela que de vez en cuando aparece por mi vida, aunque sea fugazmente, y que me hable sin palabras.
   Me pido vivir a corazón abierto. Me pido dejar de sufrir por quien no se lo merece, y sonreír a quien sí lo hace.
   Me pido quererme más cada día y así aprender a amar mejor.
   Me pido respirar, sentir, soñar, amar...
¿Y tú?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

Gracias Chiquito.