¿Pedir perdón por ser feliz?

Ahora que voy en el metro a las 8 de la mañana escuchando música, y de la buena, de repente me ha dado por mirar a alguna que otra persona, no por curiosidad, si no porque de pronto me he visto literalmente atacada por una energía saliendo de sus ojos como un rayo. Sí, como en los dibujos animados. Y todo porque de vez en cuando se me escapaba una sonrisa de los labios y la mirada. No sé, estaba a gusto.
   Me ha venido una reflexión a la mente: ¿por qué esa atracción de algunas personas de reprobar con la mirada a otras que irradian luz, o por lo menos lo intentan cada día?
   ¿Por qué les molesta?
Pienso que todos tenemos innato el potencial de ser Luz. De hecho, cuando nacemos dicen que nos "dan a luz" nuestras madres. Dar a la luz.
   Cuando vamos admitiendo dentro nuestro mayor cantidad de luz, vamos descubriendo partes en sombra con las cuales nos reconciliamos a medida que las aceptamos.
   Mi teoría más recurrente es que no aceptamos nuestra propia esencia. No nos terminamos de creer que somos seres extraordinarios, maravillosos. Capaces de crear cosas tan sublimes como la música, un cuadro, una fotografía, el Amor...
   Cuando consigamos volver a enamorarnos de nosotros, de la vida, de la Tierra... dejaremos de juzgar a otros y sobre todo a nosotros mismos.
   Y lo que es más importante: empezaremos a amar la Vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas