¿Ser feliz?

Ser feliz no es reírse de forma compulsiva para que todos te oigan. Ser feliz no es saludar con alegría tan fingida que nadie se la trague. Ser feliz no implica sonreír todo el rato hasta poner cara de gremlin arrugado.

   No. La felicidad genuina se lleva en las entrañas. Dentro del alma, en el corazón. Para mí ser feliz significa aceptarse uno mismo, y tener esa paz de corazón que nos permite capear los temporales que nos vamos encontrando durante nuestra travesía vital.
   Y aunque un día estemos melacólicos, enfadados o un poquito "malitos", esa felicidad sigue dentro, en lo más profundo.
   Aun cuando ese día lloremos, o no estemos llenos de energía, las ganas de vivir siguen dentro de nosotros.
    Incluso si no nos reímos en voz alta, cosa que no hace falta siempre, la chispa de luz interior destella discretamente. El brillo vital se lleva por dentro. Va con nosotros.

   No hace falta fingirlo para que los demás lo vean. Nuestra esencia siempre habla por nosotros.  Aunque un día nos apetezca pasar desapercibidos, nuestra energía está ahí, sobre todo visible para los que nos quieren. Aunque el corazón permanezca escondido.

   Y al contrario, cuando alguien pretende fingir algo que no es, al final se termina conociendo al ser auténtico.

Un abrazo de lo más profundo de mi corazón a todo vuestro bello ser.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas