Resistencia al cambio

Estamos viviendo un tiempo extraordinario de cambio colectivo en nuestro planeta. Todos y cada uno de nosotros estamos comenzando a vivir con el corazón, a dar importancia plena al Amor en mayúsculas. Al principio, nos desconcertamos, no sabemos lo que nos ocurre: lo que antes nos satisfacía y nos cobijaba, nos llena de aburrimiento, y queremos vivir lo que nuestro instinto nos pide.
    Cada vez tenemos más urgencia de que ocurran estos cambios, y de repente, un día, nos damos cuenta de que está en nuestras manos el llevar a cabo estas transformaciones dentro de nuestras vidas, porque si no, vamos a sufrir un dolor innecesario, pensando que estamos mejor y más a gusto nadando en nuestro propio fango cotidiano, y nos contamos excusas y mentiras disfrazadas de verdad para no vivir como realmente nos merecemos.

   Entonces, surge la resistencia al cambio, mezclada con la sensación de urgencia para vivir la vida que nos merecemos, y estamos desconcertados un tiempo, hasta que decidimos decirle adiós al dolor que nos atenaza a diario.

   Decidimos entonces darnos una oportunidad y dejarnos llevar por la ternura, la pasión, el Amor, la Vida, la Luz. Decidimos subirnos al tren y despojarnos de las expectativas antiguas de sufrimiento, y decir que sí al corazón, al instinto, porque es más fácil levantarse cada día con la esperanza de que, al fín, estamos experimentando lo que vinimos a vivir a esta Tierra: el Amor a caricia limpia, a sonrisa limpia. Con valentía, con ilusión. Con paciencia, con amor, sin miedo a vivir. No te exijo nada. Sólo sé feliz. Vive. No te pido nada más...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas