Momento mágico.

El Martes, cuando salía de mi clase semanal de Tai Chi (una tiene que seguir aprendiendo y practicando...) me fui andando desde Tirso de Molina hasta Ópera. Iba caminando despacio, disfrutando de la noche y el ambiente del Centro. Cuando iba por Arenal, me detuve a escuchar 2 violinistas que tocaban en San Ginés una música maravillosa: EL Cisne de Saint-Säens. De repente, pareció como si todo a mi alrededor se detuviese, y sólo existiera la música y yo. La gente caminaba deprisa a mi alrededor, aunque había unos cuantos como yo que también escuchaban embelesados. La música llegaba directa a mi corazón. No existía nada a mi alrededor más que la música del violín que hablaba con sus notas, con el fondo de las arpas que, no importaba que sonaran enlatadas. Me emocioné, sí, y con esa sensación en mi interior me fuí a casa. Me la guardo en el corazón, con otras muchas que atesoro. Con ellas la vida se hace más bella. Más vivible...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

Hay que ver "Astral" por favor