Se aleja la tormenta.

Hoy 20 de Octubre, amanecí al día un poco melancólica. Pero la luz del sol comenzó a calentar según pasaba esta mañana de otoño, y desde ese momento se comenzaba a sentir una sensación como de algo a punto de ocurrir, como de víspera de Reyes o de salida de vacaciones cuando éramos pequeños.

   Esta tarde al salir del trabajo y leer el Twitter en el tren de vuelta a casa, pude comprobar el porqué de esa sensación: El fin de la lucha armada de ETA, y la muerte del dictador Gadaffi.
   Un sentimiento de esperanza, de alivio me llenó por dentro, y ya en casa, la calidez de las lágrimas hizo que saliera toda esa emoción de mi interior.

   Por fín estamos viendo más resultados del gran cambio que se está produciendo en el Planeta, nuestra casa. Todos los instantes en los que perdí la fe se disiparon. En el fondo (y en la superficie), sabía que podían pasar muchas cosas buenas. Y sé que aún quedan muchas más por pasar. Es difícil mantenerse en el ojo de la tormenta, justo en el centro, donde se ve todo el caos de alrededor, pero donde reina la calma. De vez en cuando uno se desvía del equilibrio y cae justo en medio del conflicto del cambio. Pero respiras, te ríes y te conectas a la Tierra, y todo se va aclarando. Te llenas de los últimos cálidos sentimientos recibidos de las últimas semanas, de las risas de los niños al salir del cole, de la música que compone tu banda sonora diaria, de las caricias, miradas, besos y sonrisas de una noche mágica y sigues pensando que todo es posible. Ya falta menos, se avecina la verdad, la paz, el Amor...
  
 Gracias. ya queda menos, mi amor...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

Gracias Chiquito.