Reflexiones desde el tren.

Observo a la gente que me acompaña en el trayecto para ir a trabajar. Me entristecen comportamientos innecesarios. Como que alguien intente adelantarte como si estuviera en una carrera de obstáculos. O lanzarse literalmente a través del paso de cebra sin esperar que cambie el semáforo. Creo que sus ángeles de la guarda hacen trabajo extra. Deberían darles un premio o al menos vacaciones extra.
   Me río en este momento, porque escribo escuchando música, y llevo la banda sonora ideal: Mad world, de R.E.M.
   Creo que todos, y me incluyo yo también, por supuesto, aún nos dejamos atrapar demasiado por la mente, y por las energías ajenas que nos rodean. ¿Qué tal si intentamos tener más empatía, y más cariño y respeto por nosotros mismos?
   Mi reflexión final es para compartir con vosotros que queda absolutamente comprobado que una sonrisa cambia radicalmente todo lo negativo que pudiera suceder.
   Que tengáis muy feliz semana, amáos mucho y sonreíd.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

Gracias Chiquito.