Lo que realmente queremos y lo que no.

En estos tiempos de cambios maravillosos que nos toca vivir, cada vez más seres humanos nos sorprendemos a nosotros mismos expresando qué queremos realmente en nuestras vidas, qué hechos y palabras ajenas nos duelen, y qué sentimientos nos deseamos volver a vivir jamás.
Y lo que es mejor: qué vivencias nos gustaría experimentar que, por circunstancias varias, nos hemos perdido durante nuestra existencia.
   Hay papeles que ya no nos toca interpretar: el de víctima, el de esclavo, de diana para las flechas envenenadas de otros, el de portador de mochilas emocionales ajenas...
   Ahora necesitamos más que nunca integrar todos nuestros aspectos. Brillar con Luz propia.
   Es curioso, pero esto, a veces, tiene efectos secundarios: algunas personas huyen despavoridas de nuestro lado. Algunas vuelven, otras siguen su camino. Y eso, en algunas ocasiones duele. Y mucho.
  
   Pero el Amor que aprendemos a tenernos a nosotros mismos, atrae a personas maravillosas que ya estaban en nuestro camino, o que nos vamos encontrando en él.
   Sólo hay que respirar, sonreír, y confiar en nosotros mismos al 100%.
FELIZ VERANO DE AMOR A TODOS!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas