Para dormir bien

En estas noches de calor asfixiante incluso al lado del mar, hay cosas que parecen sutiles a los sentidos, y que ayudan a bien dormir.
   Si se tiene una terraza en casa, es maravilloso tumbarse en una hamaca y sentir la brisa que viene del mar y escuchar el suave golpeteo metálico de los mástiles de los barcos y el sutil golpe de los cascos contra el agua. Contemplar como sale la luna y despacio va acercándose al mar para mirar su reflejo en las oscuras aguas.
   Para eso no hace falta estar en un hotel de lujo. Sólo buscar los pequeños placeres que te ofrece la vida en cada instante.
   Y si encima añadimos a eso la paz interior que da el estar contento con uno mismo y enamorado de la vida, ¿qué más puede pedir uno?.
FELIZ VIDA!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

Gracias Chiquito.