Nuestros sueños son nuestros

   Siempre he creído que la felicidad que se siente en el corazón, por ejemplo, cuando se está enamorada, es bonito compartirla con los amigos o la familia. Pensando que van a sentir igual que una la felicidad tan inmensa que el alma tiene. Sobre todo cuando el amor es correspondido.
   Pero con el tiempo me fui dando cuenta de que no a todo el mundo le sienta igual cuando le cuentas que eres feliz. Algunas personas están celosas, otras sienten envidia, otras son tan incrédulas que quieren transmitirte esa misma sensación negativa.
   Así que, aún conservando algo de ingenuidad, que es muy buena para ver el mundo más bonito, decidí un día no contarle a todo el mundo los sueños que quiero compartir con quien amo. Siempre va a haber alguien que, de un modo u otro lo intentará estropear. No quiero decir que todo el mundo sea igual, por supuesto.
   Gracias por existir cariño, por quererme tanto y por dejarme quererte. Sigue creyendo en nuestra magia, nuestra conexión y nuestro amor. Yo lo hago siempre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas