Viajando.

Viaje. Viajes cortos en la ciudad. Viajes a otros lugares. Lugares donde escapar y encontrar nuestro interior. Donde rescatar del pasado lo que no nos permitimos entonces.
   Ahora que se acalla nuestra veloz y ruidosa mente, cansada ya de influencias de otros, miedos y ruidos, ahora es el momento de regresar al corazón. De abrir su puerta y respirar aire fresco. De sorprendernos y reconocernos. En nosotros y en el otro.
   Es el viaje de la libertad. Vayamos donde vayamos. La libertad de elegirte. La libertad de cambiar de rumbo. O regresar al camino abandonado.
   La libertad que conlleva responsabilidad, para cuidarnos más, querernos mejor.
   Y de rebote, allí están los miedos. A los lados de la senda. Reparamos en ellos, pero para reconocerlos, abrazarlos, y definitivamente, despedirnos de ellos.
   Porque si no, harán que pese nuestro equipaje, que tropecemos por el camino. Que la mente vuelva a ganar, y haga que regresemos sobre nuestros pasos, y nos volvamos a casa con la cabeza gacha y los ánimos aún más bajos.
   Así que ¡adelante! Nuestro viaje está lleno de experiencias. De permitir, de aceptar, de respirar, de Amar.
NUESTRO VIAJE ESTÁ LLENO DE AMOR. DE VIDA.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

¡Bienvenido septiembre! Nuevo curso... Con ilusión y ganas