¿Esperando al príncipe azul?

El domingo, por millonésima vez, pusieron "Pretty Woman" en la tele. Y como no, por millonésima vez también, la ví, no me pude resistir...
Lo bueno que tiene ver películas que te gustan, tantas veces es que reparas en detalles en que no te fijaste en otras ocasiones, además de despertar sentimientos internos con escenas que hace unos años no te hubiesen llamado tanto la atención ; así como no prestamos mucha atención a pasajes que antes sí nos marcaron.
Me refiero a cuando ella, en un momento de confesión íntima de recuerdos de la infancia, que surgen cuando se traspasan las puertas de la confianza en un momento de "debilidad" y nos atrevemos a reclinarnos (¡por fín!) en el hombro de nuestro enamorado; en ese momento, digo, ella le dice que recuerda que siempre que su madre la castigaba encerrada en su habitación pensaba que llegaría un príncipe encantador a lomos de su corcel y la rescataría de su encierro en la torre del castillo.
Pues bien, y yo me pregunto: ¿dónde está el mío?. Más bien lo sé, pero aún no se ha atrevido a galopar hasta mi torre.
Casi siempre Don Encantador termina viniendo, y cuando llega el momento del rescate ¡catapúm!, por una cosa o por otra, ¡se larga con viento fresco! bien, a su propia torre para encerrarse él solito en su propia prisión, o para contemplar de lejos mi ventana y suspirar cual Romeo por mis santos huesos.
¡Ay! y lo malo del caso es que cada vez este caso se va multiplicando entre mis amigas y conocidas Princesas y Reinas de todos los Reinos de este Encantado Mundo.
Señoras y Señoritas: ¿Qué pasa con nuestros Príncipes Encantados? Pues naaaada, que unos se van con la hechicera de turno que les engañó para tomar la poción "come-cocos" de  la comodidad, del quedarse con su estado de ignorancia cardíaca acerca del Amor (sólo es importante lo que diga la mente)-
¿El Amor? no importa, aunque no les apetezca ni siquiera dormir con ellas, en el fondo. Pero ya, ¿para qué cambiar?
Nosotras, las cautivas enamoradas del Amor, idealistas guerreras defensoras del Amor a ultranza, sabedoras de que todo lo transforma (todo), ahí nos quedamos, de amantes, algunas (no es mi caso, en absoluto, valgo más que eso, no soy tercera parte de nadie), otras se quedan de Amor platónico (vale, es muy bonito, pero que ya nos apetece ser sus compañeras, sobre todo si hemos descubierto ambos que somos Compañeros del Alma)
Otras, simplemente, han sufrido ya tanto, que se dan media vuelta y buscan exactamente lo mismo que ellos, el primero que llegue que les haga compañía, aunque a mayor edad, más exigencia.
Pero yo, lo siento mucho, prefiero estar sola, antes que convivir con alguien a quien no amo, nooooo.
Sólo queda que les demos un beso nosotras a ellos, nuestros queridos sapos encantados por la bruja de turno (aunque sea invisible y se llame sociedad, mente, ego, o la peor de todas: miedo), sólo queda que los besemos y los desencantemos.
Porque, al fín y al cabo, chicas, nosotras muchas veces los rescatamos a ellos.
¿O no, chicos? Os amamos...

Comentarios

  1. Me ha encantado!!! qué forma tan bonita de describir lo que sientes y lo que , de ninguna manera, estás dispuesta hacer.
    Dices bien, acércate y bésale, o es demasiado arriesgado? a mi me da que tú eres una valiente, así que... ¿por qué no? No me hagas caso, o sí? Haz caso a lo que dice tu corazón, que ese nunca se equivoca y sabe más que yo.

    Puedo suponer que el príncipe es un acomodado y un conformista y un "pesao" con sus cosas. Te podría decir "él se lo pierde" pero eso sé de sobra que no consuela y además, qué coño!! que ya es hora de que despierte. ¿Hay alguna forma de hacerle ver que es infeliz y que no será feliz hasta que comprenda lo que tiene que comprender?, Me parece que este es aún un "sapo" que no se ha enterado de qué va el cuento... me dan ganas a mi de ir a verle...

    En fin, que por otro lado, te diría miles de cosas que te diré en persona porque son largas y tengo que ordenarlas en mi mente, pero lo que sí te digo es que a veces no merece la pena perder amor y enrgías con quien no lo quiere o cree que no lo necesita o , que como tú dices, se ha cerrado en ese feo pensamiento de "está en la mente". Tú mejor que nadie sabrás qué hacer. Yo te digo : ES TONTO. Ea!!!

    Te quiero y te querrán , lo sé. Te lo mereces.

    Rut

    ResponderEliminar
  2. Floooooorrrrr, que no hay príncipes azules!!! que al final siempre se vuelven sapos.
    Un beso muy grande de tu amiga también solitaria
    Marian

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu post!!! Escribes de maravilla y con este post te has superado a ti misma!!!
    un bezaso para ti, amiga.

    AH! creo que no nos queda otra que darles un beso nosotras a ellos, porque somos nosotras las que vamos pa delante con todo y con mucho!! y sin tanto miedo aunque tb lo tenemos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a las 3, mis queridas amigas. Mi amiga Rut, hermanita, tú con un príncipe, que creo que más bien es guerrero, mi Marian del alma, solitaria, según ella, valiente según yo, mamá tierna y mejor amiga. Y mi querida y pelirroja Carina, reciente mamá, afortunada compañera de otro buen papá, supongo. Os quiero mucho...
    La Reina de su Corazón.
    María Ángeles.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario

Entradas populares de este blog

Soy mujer. Soy YO MISMA

Reflexión de hoy...

Hay que ver "Astral" por favor